Perspectives - 4 Edition 2019
No hay que olvidarnos de Jugar
 

El juego es una actividad fundamental presente en todas las etapas de nuestra vida. Jugar es una necesidad y un impulso con el que nacemos, es nuestra forma de explorar, conocer y relacionarnos con el entorno, es decir, nuestra forma de aprender. Como menciona el psicólogo Johan Huizinga en su obra Homo Ludens “jugar consiste en hacer algo sólo por el placer de hacerlo; hacerlo libremente sin esperar nada a cambio más que el propio placer de jugar, sólo por el reto que entraña, por la alegría que procura”.

A veces en nuestro afán de estimular desde edades tempranas a nuestros niños y niñas ponemos a su disposición aparatos electrónicos, los matriculamos en diversas disciplinas deportivas o artísticas y no les brindamos las suficientes oportunidades de jugar libremente cayendo muchas veces, en el error de considerar al juego una actividad sin importancia.

Es importante tener en cuenta que es a través del juego que desde pequeños desarrollamos diversas habilidades sociales y emocionales importantes para comprender y actuar de forma asertiva en el mundo que nos rodea. El juego brinda la oportunidad de ensayar conductas sociales, asumir roles, aprender reglas, resolver conflictos, ser tolerantes y al mismo tiempo expresar emociones y sentimientos ayudándonos a adquirir mayor seguridad y afianzando nuestra personalidad. Asimismo, el juego es considerado la herramienta principal para desarrollar desde la infancia la inteligencia emocional, la imaginación y creatividad, la capacidad intelectual y motora y al mismo tiempo que aprendemos y desarrollamos estas habilidades disfrutamos y nos divertimos.

Por todo lo mencionado es importante que al organizar las actividades de nuestros niños y niñas les brindemos los espacios y tiempos necesarios para el juego libre y el juego en familia. Un juego libre motivador en si mismo, sin reglas, donde a través del ensayo - error y la manipulación de material concreto logre expresar sus ideas y emociones. Un juego en familia donde no solo se comparten momentos divertidos sino se afianzan los lazos afectivos, se relacionan y logran conocer a sus hijos.

Conscientes de los beneficios que el juego nos brinda en todas las etapas de nuestra vida, los invito a seguir jugando.


Carla Salas
Early Years Coordinator


1 Edición


2 Edición


3 Edición